Política Editorial

Política Editorial

KILFI lo formamos un conjunto de personas que aspira a mejorar el mundo de los contenidos audiovisuales, a colaborar en que el mundo esté bien informado y a que la noticia contribuya a generar cambios positivos para la sociedad. Buscamos un mercado en el que todo sea más justo, participativo y real. Por ello nos hemos fijado una serie de límites éticos, como línea fronteriza, que recogemos a continuación en este documento.

  • Nos ceñimos siempre a la legalidad vigente, y exigimos lo mismo de todos nuestros colaboradores, clientes y usuarios. Nos comprometemos a su estricto cumplimiento en relación a los contenidos que manejemos en el desarrollo de nuestra labor.
  • Nos comprometemos a actuar con fidelidad, profesionalidad y con ética, y lo hacemos extensivo a todas las partes implicadas.
  • Nuestro compromiso ético está con y para la verdad y, de acuerdo a este deber, defenderemos el principio de la libertad de investigación y difusión de la noticia, así como el comentario o la crítica sobre la misma.
  • Sin perjuicio a dañar la libertad de expresión, protegeremos la intimidad e imagen de todo ciudadano, teniendo en cuenta los siguientes escenarios:
    • Sólo el interés público justifica la intromisión en la vida privada sin consentimiento.
    • Con carácter general, evitaremos la vejación audiovisual sobre las personas o grupos a informar.
    • Evitaremos la especulación gratuita e innecesaria en los hechos a divulgar.
    • Se observarán, con especial atención, los efectos del ejercicio profesional a nivel sanitario o de institución similar y en referencia a los menores de edad.
  • Se asume la presunción de inocencia tal y como dicta la legalidad vigente, estudiándose en base a ello las consecuencias del deber informativo.
  • Cuidaremos con sensibilidad los casos discriminatorios o susceptibles de incitar a la violencia u otras prácticas vejatorias.
  • A fin único de comprometernos con la verdad, sólo comercializaremos contenidos de origen conocido, sin omisión ni falsificación.
  • Los contenidos procedentes de situaciones de emergencia humanitaria están sujetos a circunstancias especiales dada la gravedad propia de la noticia, por ello entendamos que son de utilidad para la sociedad y podrán ser aceptados.